lunes , 11 diciembre 2017
Senda Valle Lloreo P.R. AS-36

Senda Valle Lloreo P.R. AS-36

Senda Valle Lloreo P.R. AS-36: Este itinerario comienza y finaliza en Lloreo, localidad mierense situada al lado de la carretera N-630 y del río Caudal. Comenzaremos al lado del panel informativo, continuando por el barrio de La Rociella, en dirección netamente meridional a través de una cimentada pista que culmina en la Llosa Alfonso, aldea perdida entre la cordillera de Peña Manteca. Por pista de tierra continúa la andadura en dirección al Cordal de La Meruxega, donde enlaza con otra antigua trinchera del ferrocarril minero denominada Ana María. Cerca, se localiza también la boca oriental del túnel del ferrocarril que atravesaba el monte de Caneo.

Ascendemos por la pista, alcanzando el Colláu Plano, que da vista a Morcín. A continuación, descendemos brevemente entre hayas, castaños y cabañas pastoriles que se sitúan bajo las agujas de Peña Manteca. En este tramo se localizan restos de una antigua tejera y de un “caleru” en el prado de Buguriza.
Prosigue el itinerario en dirección al Colláu Pando, debiendo cruzar un cierre metálico. La pista, ahora con piso de hormigón, cambia de vertiente en rumbo a la Figar de Morcín, mientras que el sendero sube al Pico Garcillero de forma optativa. De nuevo en el Colláu Pando, el sendero se revuelve hacia el concejo mierense, bajando por un caleyón hasta una fuente y continúa más allá, cruzando los abandonados caseríos de Turnu, Tablao Cimero y Tablao Bajeru.

Más adelante, nos adentramos en la Senda La Gobia, singular camino que surca los cantiles que proceden de Garcillero en dirección a La Vega San Pedro, la aldea más occidental del municipio mierense, y a la que llegamos por el camino de Robles. Allí mismo, enlazamos con la trinchera minera, introduciéndonos en un túnel de grandes proporciones con 300 m. de longitud que se curva a la mitad (hemos de ir provistos de linterna). Al otro extremo del túnel la ruta continúa en llano hacia la casa-estación situada en las cercanías de Lloreo. Hacia allí nos vamos por cualquiera de los caminos del entorno.